domingo, octubre 22, 2006

Artículo Diario de Jerez_22/10/2006

Autor: Carlos Piedras. Publicación: Diario de Jerez.

La teoría política del 12 + 2

El PSOE 'tontea' desde hace meses con IU. Las encuestas dejan entrever que es posible que la suma de las dos fuerzas les diera mayoría absoluta y haga innecesaria la reedición de un 'incómodo' pacto con el PSA de Pedro Pacheco

Debió ser Pitágoras quien allá por el siglo VI antes de Cristo dejó claro que 12 + 2 eran 14, sin saber que estaba alumbrando una teoría con la que comenzaría a trabajar el PSOE local de ciudad llamada Jerez para afianzarse en el gobierno municipal ni más ni menos que en el 2007.

El PSOE local se ha puesto como objetivo alcanzar las mayoría absoluta (14 sobre 27 concejales), un objetivo que, al menos por el momento, cuando se acerca a los dos años de gobierno en coalición con el PSA, no le dan las encuestas, pese a la subida que experimentaría respecto a los nueve concejales que obtuvo en 2003 y que le dieron la victoria a Pilar Sánchez. El PSOE, de confirmarse las encuestas que durante la legislatura ha publicado este medio, se movería entre 11 y 12 concejales, una mayoría cómoda, pero que no evita tener que pactar o, incluso, en el peor de los casos para los socialistas, que otro pacto les deje fuera, tal y como ocurrió en 2003.

Y aquí es donde aparece el 2, que es el resultado que las encuestas dan a IU y que miembros de la coalición de izquierda, entre bromas y veras, llevan hasta los 3 ó 4 (ahora tienen uno), con lo que igualarían o mejorarían su mejor resultado, obtenido en 1995.

Si PSOE e IU suman 14 concejales y llegan a un acuerdo de gobierno, el PSOE local podría evitar tener que reeditar el pacto con el PSA de Pedro Pacheco, a no ser que el provincial lo imponga como 'causa de fuerza mayor' si los votos de los socioandalucistas fueran vitales para mantenerse al frente de la Diputación de Cádiz, una institución que el PSOE ha demostrado ya en varias ocasiones que es objetivo absolutamente prioritario.

De tener las manos libres en cuanto a posibles repercusiones provinciales y darse las cifras adecuadas (vale el 11 + 3 ó + 4 con el que se bromea en IU), no cabe la menor duda de que el PSOE local haría todo lo posible –y cuando se dice todo es realmente casi todo– por cerrar un pacto con IU y desprenderse de un socio incómodo como está resultando Pacheco.

Pero la teoría del 12+2 no es solo la proyección matemática de una hipótesis. En los últimos meses, el PSOE ha dedicado varios guiños a la coalición de izquierda que, por el momento, se deja querer y, salvo una declaración de Joaquín del Valle en un debate televisivo, deja el debate en el ámbito de una conversación de bar. "Tranquilo, que si todo va bien esto lo vais a gestionar vosotros" o "bueno, pero tened en cuenta que lo mismo luego va a ser vuestro", son muletillas que en IU se reconoce que está prodigando el PSOE cuando se habla de determinadas cuestiones sociales e incluso del Urbanismo.

Pero, ¿estaría dispuesta IU a pactar con el PSOE y entrar en el gobierno municipal? Aunque esto sucede desde el comienzo en Madrid y desde hace años en bastantes ayuntamientos andaluces, siempre es una pregunta complicada de responder, sobre todo si se tiene en cuenta que la asamblea tiene la última palabra en IU, y en las asambleas puede pasar cualquier cosa. Pese a que no hay nada oficial, en IU se ha hablado ya del tema y la cosa no está clara. De una parte, no se quiere tirar por la borda con tal de tocar pelo el trabajo que se ha realizado desde que en 2003 solo un puñado de votos evitara que IU se convirtiera en una fuerza 'extraparlamentaria' (hay que recordar que la coalición salió muy escaldada de su pacto con Pacheco la legislatura anterior) y, de otra, está su valoración del trabajo que está realizando el PSOE en el gobierno municipal, una valoración que, hay que decirlo ya, no es muy positiva. IU ya ha 'decidido' que no le gusta cómo entiende la política el grupo que encabeza Pilar Sánchez y que llegado el caso –luego sí– pediría cambios significativos para pactar.
Este artículo queda abierto a los comentarios que puedan parecer oportunos.

1 comentario:

Gargola Roja dijo...

Los sueños o anhelos de una Organización, del tipo que sea (política, sindical, empresarial, cultural, etc.), suelen descansar en proyectos de futuro, que son sólo posibles materializaciones de una realidad aún por llegar. Se trata de objetivos a alcanzar, a los que la Organización se dirige de alguna u otra forma.

Y es ahí donde debemos analizar con profundidad que pretende cualquier Organización y desde que contexto.

Sin duda el objetivo de cualquier Organización política es conseguir la confianza mayoritaria de la ciudadanía en las elecciones, bien sean europeas, nacionales, autonómicas o locales. Esa confianza debe servir para, desde el Poder Legislativo y/o Ejecutivo, poder aplicar un programa político, previamente explicado, ofrecido y consensuado a los electores, que esté encaminado a desarrollar y modificar la realidad social, adpatándola a los criterios axiológicos, sociológicos y morales de la ideología sobre la que se sustenta dicha Organización política.

Por tanto, en resumen, las Organizaciones políticas tienen (deben tener) dos objetivos:

- un objetivo material y principal: el de transformar la sociedad conforme a criterios de Justicia según su óptica ideológica.

- y otro objetivo formal y modal, que condiciona en gran medida al primero: el de acceder al Gobierno desde donde es posible obtener el poder de transformar dicha realidad social.

En este sentido, y ya en el ámbito estrictamente local, analizamos aqui la postura de un Partido actualmente en el Gobierno que desea alcanzar la mayoria absoluta para gobernar sin necesidad de compartir dicho espacio de poder con ninguna otra fuerza política. A lo sumo, desea dicha Organización poder pactar en condiciones de supremacía con algún partido pequeño que no distorsione diariamente su labor de Gobierno. Ahi está el famoso 12 + 2.

Este parece ser el objetivo de dicha Organización política. Conseguir la mayoría absoluta, o al menos mayoría suficiente para pactar con algún Partido pequeño que no le arrebate la inciativa política.

A este respecto deberiamos realizar una doble reflexión:

1.- Toda Organización tiene objetivos, como se decía al principio... pero esa afirmación parte de un "previus": la Organización "debe" estar organizada, permitanme la obviedad. Dichos objetivos dificilmente se consiguen si la Organización está desorganizada, desestructurada, desmantelada, desmembrada, desestabilizada, desjerarquizada, desmovilizada, desintegrada, desunida, decapitada de toda razón... sin rumbo... sin norte...

De esta forma, se hace muy díficil conseguir ningún objetivo.

Por tanto, debemos entender que esta Organización política debe estar perfectamente "organizada" para pretender tan alto objetivo.

2.- Se desea la mayoría absoluta, es decir, el Gobierno, porque está Organización política tiene ya preprado un programa de acción de Gobierno que posibilite la transformación de la realidad social de la ciudad. Es decir, una Organización política que aspira a alcanzar tan altos objetivos debe tener muy claro que programa político va a aplicar desde el mismo día en el que consiga su víctoria electoral.

___________

Cualquiera que se acerque con cierto interés a los estudios realizados sobre la Sociología de las Organizaciones podrá comprobar que algunas veces las Organizaciones entran en una especie de "espiral ascendente de desorganización retroalimentada". Los objetivos se convierten en los pilares de la propia supervivencia de la Organización, trasladandose así conceptualmente la dinámica propia del conjunto analizado ("La Organización nos lleva a los objetivos" se sustituye por "los objetivos nos llevan a la Organización"). Si no se alcanzan esos objetivos, la Organización desaparece. Si se alcanzan, no. Ante semejante opción, todos los resortes de la Organización relajan las formas y las dinámicas habituales de su trabajo y se encaraman desenfrenadamente a escalar los peldaños que le conducen a la supervivencia. Si la Organización es política, relajará las formas, sus habitos de trabajo, su conciencia social, y su gusto por el Estado de Derecho. Esta relajación podrá desencadenar que se atraviese la delgada línea roja... o no. Dependerá del grado de desesperación y de desorganización de la Estructura.

Justamente, parece que en Jerez los Partidos políticos pretenden llegar a la mayoría absoluta para reorganizar la ciudad... ¡y a sí mismos!. Se comenta a menudo que si ese objetivo se logra, la Organización entrará en un nuevo periodo de estabilidad.

Ese axioma es falso si se alcanza la mayoría absoluta desde el frenesí al que nos lleva el ansia de supervivencia.

Esa falsedad se puede demostrar si se acude a las reflexiones que ofreció Tácito, en tiempos de Roma, cuando la política era un ejercicio de inteligencia: "ningún poder que se consigue maliciosamente es lícito". A dicha sentencia se le debe añadir inmediatamente otra enunciada por los revolucionarios franceses: "el poder ilícito debe ser derrocado".

Debemos meditar sobre esta cuestión.

Recordemos que el poder es un insumento de transformación social, y no un resorte al que algunos desean agarrarse para sobrevivir a su insatisfecha soledad. A dichas personas se les podría lanzar un mensaje de esperanza: incluso en el desierto sin agua donde habitan, aún cegados por sus propios espejismos, de oasis verdes de palmeras, allí en ese páramo fantasioso donde pacen, incluso allí, en esa estepa de pretensiones inconclusas, habrá alguien que les recuerde... que les evoque... que lo que ellos no supieron empezar otros sabrán terminarlo.


La Gargola Roja

Un saludo